RUBÉN ROCHA RESISTE ATAQUES Y SALE AIROSO DEL DEBATE

Este viernes tuvo lugar el primer debate entre los y las ocho candidatas a la gubernatura de Sinaloa, organizado por el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa. El debate se caracterizó por los constantes ataques hacia el candidato de la alianza MORENA-PAS Rubén Rocha Moya. Lo cual era de esperarse debido a que Rocha es el puntero en la mayoría de las encuestas.

El candidato del PRIAN Mario Zamora lejos de proponer, más allá de ofrecer los “créditos baratos”, se dedicó a criticar y denostar al candidato Rocha, siendo la alianza de este con Héctor Melesio Cuén del PAS, el más recurrente de sus ataques. El candidato de Movimiento Ciudadano Sergio Torres se dedicó a vilipendiar a Rocha y a Zamora con su típico estilo bravucón. El resto de los candidatos no figuraron, aunque cuatro de ellos también lanzaron sus baterías contra el candidato Rocha.

Rubén Rocha por su parte se mantuvo sereno a lo largo del debate, se dedicó a plantear sus propuestas relacionadas al sector salud, la justicia laboral para el personal médico, ayuda a la juventud, el no uso del helicóptero del gobernador Quirino para convertirlo en ambulancia aérea, etc. Asimismo, hizo gala de su informe de trabajo como legislador en el Senado de la República. Solamente en un par de ocasiones se dio el tiempo para dirigirse a Zamora ante las constantes alusiones personales del prianista.

Rocha Moya aseguró que los dos ejes principales de la administración que encabezará a partir del 01 de noviembre serán: acabar con la corrupción e instaurar un Gobierno austero para generar un ahorro, con la finalidad de ampliar los programas sociales y brindarles bienestar a los grupos más vulnerables como: adultos mayores, personas con discapacidad, estudiantes, mujeres o hombres jefes de familia.

A las afueras de la Universidad Autónoma de Occidente, institución donde se llevó a cabo el ejercicio electoral, militantes de todos los partidos y sectores se dieron cita para apoyar a su candidato, esto, pese a que la metodología del IEES impidió que el debate se llevara a cabo con público presencial, sino que solo estaría la prensa y los equipos de trabajo de los políticos. Cada candidato y candidata tuvo la oportunidad de replicar acusaciones o señalamientos, así como de puntualizar sus intenciones de campaña y, por supuesto, las propuestas para la próxima administración que regirá al estado.