PETROLERA ESPAÑOLA PAGÓ 413 MIL EUROS PARA ESPIAR A PEMEX

La fiscalía Anticorrupción española lleva a cabo una investigación por espionaje contratados por el presidente de Repsol, e Isidro Fainé, actual máximo ejecutivo de CaixaBank, para impedir la operación de Sacyr y Pemex para hacerse con el control ejecutivo de Repsol.

La constructora Sacyr y Pemex, a través de los ex directores de Pemex, Juan José Suárez Coppel y Emilio Lozoya Austin, tenían el plan de controlar la petrolera española adquiriendo el 30 % de la compañía, conocer los planes de la empresa mexicana las compañías aludidas contrataron a directores de las empresas españolas contrataron al policía José Manuel Villarejo al cual le pagaron 413 mil euros.

La presencia de Pemex en Repsol se remonta a 1987. Fue una operación que llevó a cabo el gobierno del presidente Miguel de la Madrid, pero que culminó, a principios de la década de los 90, su sucesor en el cargo, Carlos Salinas de Gortari, quien justificó el desembarco de Pemex en una petrolera española con el afán de acceder a nueva tecnología que garantizara una mejor exploración y explotación de los recursos naturales mexicanos. Durante varios lustros Pemex tenía 5 por ciento de las acciones, lo que, sin ser uno de los socios de referencia, le permitía participar de las decisiones del consejo de administración y conocer de primera mano las principales estrategias de Repsol en América Latina.

Actualmente sólo PEMEX tiene 1.69 por ciento de las acciones de Repsol.