LA ESTRATEGIA DEL SNTE 53 NO ES LA SALUD, ES MANTENERSE EN EL PODER

Por Diego Angulo, S+Q53 y Convergencia

En febrero de este año, mientras Sinaloa vivía la segunda ola de Covid, con menos contagiados pero con muertes diarias que superaban los 20 casos (un día de febrero fue superior a 70 defunciones) y solo vacunados algunos del sector de salud, Fernando Sandoval decidió festejar su cumpleaños.

Caravanas de carros, saludos, besos, abrazos y nada de sana distancia se dieron cita en la sindicatura de Quila.

Durante la campaña camiones con profes de diferentes partes del estado se congregaban en el municipio de Elota apoyar la campaña de Tomas Amador y los eventos del candidato Mario Zamora. No estábamos en verde, ni vacunados.

Más aun, durante toda esta pandemia, se olvidó de los agremiados, sobre todo los jubilados y pensionados que desde el año pasado hasta entrado 2021 les dejaron de surtir recetas en el ISSSTEE,  a pesar de los 420 millones que aportamos al ISSSTE en el 2020 según la cuenta pública de ese año.  

Tampoco nada hizo Fernando contra las más de 40 financieras que operan en el sistema educativo, según datos de la Secretaria de Finanzas del gobierno del estado, que religiosamente hacen de las suyas en ISSSTEESIN y en la nómina de SEPyC dejando a los talones en cero a pesar de que familias de maestros tenian personas con el virus.

De hecho resultó un fiasco el programa de moratoria de los créditos en ISSSTEESIN lanzado en abril de 2020, porque no incluyó a todos los créditos  y los intereses normales (no moratorios) se siguieron acumulando. Además que el programa duró 2 meses y el Covid continúa.

Mucho menos  hemos sabido de la instalación de un Covitario para los docentes como lo tiene el gobierno de Culiacán, no se hicieron colectas de medicinas para atender dicha enfermedad, tampoco un programa de créditos en ISSSTEESIN para los agremiados que caen en esta desgracia, nada de arrendar cilindros oxigeno o cualquier otra iniciativa de apoyo.

¡No han hecho nada! Solo anunciar el número de afiliados muertos, como si hubieran hecho algo para evitarlas.

Por eso, hoy que se asume como defensor de la salud de los trabajadores de la educación, no le creo, pero lamentablemente el pueblo de Sinaloa y el propio gobierno tampoco, los hechos lo contradicen.

Más bien es una estrategia para salvarse asimismo y al grupo ENCIMA. Desde el 19 marzo del 2020 se acabó el periodo estatutario de Fernando como dirigente, y el próximo jueves 19 cumplirá un año cuatro meses de pilón, mantener las cosas sin volver a clases impediría también la renovación sindical. Y mantener el poder del sindicato es algo muy conveniente en la entrada del nuevo gobierno ¿No creen?.

Si tanto defiende Fernando la educación en línea, le recuerdo que siguen pendientes las computadoras que prometieron Quirino y Juan Alfonso Mejía al inicio de la pandemia.